Recuperación de piezas de revolución

Además de la fabricación de Placas Antidesgaste bimetálicas, SADEBO dispone de una planta dedicada a la recuperación de toda clase de piezas de revolución desgastadas: rodillos, rulos, pistas de rodadura de molinos, y otras piezas sometidas a grandes rozamientos en su trabajo.

Estas piezas son recuperadas mediante la aplicación de una capa extra-dura de un material de aleación especial sobre una pieza metálica mediante un proceso de soldadura especial SADEBO, con el fin de mejorar la resistencia al desgaste y/o recuperar las dimensiones apropiadas.

piezas-de-revolución

La importancia del recubrimiento y recuperación de piezas en el aumento de la productividad y en la reducción de costos es, hoy en día, reconocido en la industria. Ha demostrado ser el método más económico para prolongar la vida de los equipos, reducir la necesidad de grandes existencias de repuestos y mantener un mayor tiempo en actividad productiva el equipo expuesto a desgaste.

El recubrimiento y recuperación de piezas puede hacerse por dos razones:

  1. Devolver su forma primitiva a una pieza desgastada. Se emplea un metal de recubrimiento igual o muy similar al metal de base: es el recubrimiento complementario.
  2. Proporcionar a una pieza propiedades particulares con un material diferente al metal base. Si el material utilizado es duro y resistente al desgaste, el procedimiento se denomina recubrimiento duro.

piramides

SADEBO considera cada uno de los factores que intervienen en el desgaste a la hora de efectuar el recubrimiento y recuperación de piezas.

Estos factores pueden enumerarse como:

  • Factores Metalúrgicos: Dureza, tenacidad, constitución, estructura y composición química.
  • Factores Operacionales: Materiales en contacto, modo y tipo de carga, velocidad, temperatura, rugosidad de la superficie y distancia recorrida.
  • Factores Externos: Elementos externos, corrosión.

 

VENTAJAS

  • Combinación de altas durezas y resistencia estructural
    Como es sabido los metales tenaces no son duros. En consecuencia, si la pieza se construye de un sólo material, hay que aceptar como resultado final una menor resistencia al desgaste para lograr una necesaria seguridad contra posibles roturas. En cambio si la pieza se diseña con material de aporte SAB para ser protegida contra el desgaste, generalmente es posible usar un acero al carbono común como material base, aplicando sobre la superficie sometida a desgaste un aleación más adecuada. Así se obtiene una pieza compuesta que posee todas las propiedades deseadas.
  • Reducción de las paradas de producción.
    Las piezas protegidas por SAB duran entre 5 y 20 veces, y aún más, que las piezas no protegidas. Por lo tanto la vida de las piezas en servicio se alarga con la consiguiente reducción del número de reparaciones y paradas productivas. Los costos de mantenimiento se reducen de forma evidente.
  • Menores stocks de repuestos
    La posibilidad de recuperar una pieza desgastada elimina la necesidad de invertir en grandes stocks de repuesto que ocupan sitio y cuestan dinero.
  • Menor consumo de energía motriz
    La mayor eficiencia en servicio de las piezas recuperadas provoca una reducción en el consumo de energía.

Sadebo

c/ Telleria, 1. 48004 Bilbao
Bizkaia (Spain)
www.sadebo.es

Tel.: (+34) 94 412 29 99

Auxiliar de la Industria

c/ Telleria, 1. 48004 Bilbao
Bizkaia (Spain)
www.sadebo.es

Tel.: (+34) 94 412 27 93

Subir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR